Entrevista a Marce López (ilustradora)

He tenido la suerte de poder trabajar con la ilustradora Marce López en la colección de primavera verano A R R E C I F E S 2O19. Marce, tiene un estilo muy particular y auténtico, sus ilustraciones de gran belleza nos trasladan a mundos mágicos. Es por eso, que me parecía muy interesante hacerle una entrevista y poder conocer más de cerca de dónde surge la inspiración, cómo es su proceso de trabajo y saber su opinión sobre el mundo de la moda que tan bien conoce desde dentro. 

¿Dónde te has formado? ¿Cuál ha sido tu recorrido hasta aquí? 
Estudié Artes Visuales con énfasis gráfico y audiovisual en la Universidad Javeriana en Bogotá e ilustración en la Universidad Tadeo de Bogotá. Tengo una maestría en diseño textil y superficies en el IED Istituto Europeo di Design en Madrid. 

Comencé trabajando en ilustración para textos escolares, luego como diseñadora gráfica en una revista. Después de un par de años me lancé a emprender con mi propio negocio y abrí una tienda en Bogotá con diseños de otros colegas artistas y diseñadores y míos y fue ahí donde me interesó la ilustración aplicada a productos. En el 2O15 gané una beca para realizar el master de diseño textil y superficies en IED y por razones del corazón me quedé a vivir en Madrid. 

En el master conocí a Inés de Casita de Wendy (es la directora del master), fui becaria de ella durante seis meses y me enamoré aún mas del diseño de estampados (lo compaginé con el mundo de la ilustración). Desde entonces he estado trabajando con Casita de Wendy como diseñadora de estampados, ilustradora y asistente. También he trabajado para marcas de moda española como Minueto, BackCouture, We are Rock Rocket y la marca Shuz Shuz en Colombia, y como ilustradora para editoriales como Mueve tu lengua, PiedraSanta y Manatee Books.

Hace poco abrí mi tienda online en la que vendo cerámicas e ilustraciones, también están a la venta mis láminas con ilustraciones y postales en bonitas tiendas en España, como La Positiva (Madrid).


Cuéntame un poco más de la tienda física que abriste en Bogotá en la que vendías tus ilustraciones.

En Colombia tuve una tienda de diseño independiente, local y slow fashion,  en la que reuní a varios colegas diseñadores y artistas para exponer y vender sus productos (ropa, accesorios y joyería). En la tienda yo vendía mis ilustraciones y algunos productos ilustrados para el hogar como cojines, posavasos, cajas, sillas, entre otros.

Lo que más extraño es tener un espacio propio y físico en el que pueda enseñar mi trabajo y el trabajo de jóvenes creadores talentosos.


¿Siempre has querido dedicarte al mundo del arte? ¿Lo has tenido claro desde bien pequeña?

Desde pequeña dibujaba mucho, mi padre me trajo de Japón una pizarra mágica que tenía imanes con varias formas y un imán lápiz con los que podías crear formas y componer y yo dibujaba a diario. Mi familia vive en Estados Unidos y mi padre enviaba cartas a su madre muy seguido, yo siempre las decoraba y hacia dibujos de mi abuela y mis tíos o animales y flores, me encantaba hacerlo. Luego en el colegio hacia las tareas de dibujo de mis amigas y las cartas a sus novios. Así que siempre estuve relacionada con el dibujo, pero curiosamente tuve una época en la adolescencia, en la que pensé ser arqueóloga o escritora. Luego pensé en hacer cine y por eso estudié artes visuales con énfasis audiovisual, pero extrañaba tanto dibujar, que a mitad de carrera hice doble énfasis con el gráfico y conocí el maravilloso mundo de la ilustración.


¿De dónde surge la inspiración para hacer esas preciosas ilustraciones?

Mi inspiración surge de la literatura (me inspira mucho la poesía, Eduardo Galeano, las novelas de Mark Twain, por nombrar algunos), también surge de referentes históricos y del arte (me inspira el arte de los surrealistas, Miró, Van Gogh, El Bosco, Pieter Brueghel el Viejo, Los libros iluminados, el arte precolombino, el arte en general). También encuentro inspiración en otros ilustradores a los que admiro (Guridi, Lisa Congdon, Aitch, Sara Fanelli, Oliver Jeffers, Inca Pan, entre otros), en el arte de Elsa Mora y Irem Yazici, los diseños de Isidro Ferrer, Boamistura, William Morris, entre otros; me inspiro también en cosas que me suceden a mí y en la naturaleza, las flores, sus colores y formas.


¿Cómo es tu proceso de trabajo, técnicas tradicionales, digitales…? ¿Cuántas horas de trabajo te puede llevar una de tus ilustraciones?

Mi proceso creativo siempre comienza con lluvia de ideas, mirar referentes, bocetos, paleta de colores, correcciones y la ilustración final, que en la mayoría de veces es manual, trabajo con acuarelas, tintas y rapidógrafo. Pero últimamente estoy trabajando también en digital porque me es más fácil hacer correcciones y es otro mundo totalmente distinto y divertido. Aunque soy más de la vieja escuela y encuentro en los trabajos manuales más delicadeza.

El tiempo que me lleva depende de que tantos detalles o color tenga, suelo tardar más en los bocetos, en la idea en sí, que en el trabajo final. Pero depende mucho de la complejidad, en un trabajo sencillo a una tinta suelo tardar un par de horas, pero en un trabajo con detalles, colores y composición compleja suelo tardar días.

Has trabajado para proyectos muy diversos, ilustrando portadas de una colección de libros de la generación del 98, también libros de poesía, has trabajado con otras marcas de ropa creando estampados, también tienes tu propia línea de cerámica ilustrada, tus prints, de venta en tu tienda online… ¿me dejo algo? Tocas muchos palos, ¿qué es lo que más te gusta hacer? ¿Con qué disfrutas más?


Lo bonito y divertido de la ilustración es que tiene infinitas posibilidades, la puedes aplicar desde libros, papelería, wallpaper, packaging, hasta ropa y accesorios, y a mí esa idea de versatilidad me encanta. Lo que más me gusta hacer es ilustrar poesía y la estampación textil, son dos cosas que me apasionan, los libros y la moda.


¿Qué le dirías a alguien que está empezando y quiere vivir de sus ilustraciones?

Esto es de mucha dedicación y paciencia, de tocar puertas, de construir un buen portafolio y página web y de sembrar y cosechar. 

Le diría que dibuje mucho, que encuentre un estilo propio con el que se esté a gusto, aunque después con los años cambie. Cuando se empieza en el mundo de la ilustración, por lo general, se suele copiar o imitar mucho a otros ilustradores y está bien tenerlos como referentes, pero cuando los tengas, pregúntate exactamente qué es lo que te gusta de ellos, tanto en la técnica como en el concepto, y cómo puedes encontrar tu propio camino basándote en eso que te gusta. 

También puedes inspirarte en la fotografía, en el arte, el diseño y en tu día a día, las personas y situaciones a tu alrededor, pues suelen ocurrir cosas interesantes.

Tener un cuaderno para dibujar es otro de mis consejos, a mí me ayudó a encontrar un estilo, soltar la mano y a darme cuenta que había temas que repetía y que me encantaba hacerlo y comencé a investigarlos y son hoy, temas frecuentes, como la botánica y los bestiarios o animales inventados. Así que desde hace 5 años tengo en mi bolso una libreta de dibujo en la que escribo ideas, dibujo cosas que veo y siento y que me inspiran, casi como un diario.


¿Qué próximos proyectos te traes entre manos? ¿Dónde podremos ver tu maravilloso trabajo próximamente? Lo que nos puedas contar…

Ahora mismo estoy trabajando en un estampado con un tema muy inspirador, para la bonita marca de moda española Backcouture, también estoy trabajando en una serie de libros para una editorial. Por otro lado, voy a ser embajadora para una fundación de arte y diseño y estoy impartiendo talleres de ilustración y próximamente de estampados.


¿Cómo te ves de aquí a unos años? Haces muchos trabajos en el sector de la moda ¿Te gustaría lanzar tu propia marca de ropa próximamente?

En unos años quisiera hacer un libro propio, tanto escribirlo como ilustrarlo, seguir haciendo estampados para marcas de moda slow fashion y me encantaría poder pasarme al formato grande (es un reto para mí porque suelo trabajar en pequeño) y hacer murales. 

Por otro lado sería un sueño tener mi propia marca de ropa y hacer mini colecciones, pero ahora mismo siento que disfruto más haciendo estampados y diseños para otras marcas con mi misma a filosofía, que adentrándome al mundo de crear empresa y todo lo que esto conlleva. Pero ya veremos en un futuro qué puede pasar.


¿Cuál es tu visión sobre estos tiempos que vivimos en el sector textil, que tu bien conoces? Por una parte la voracidad incesante del fast fashion y por otra, el despertar de la concienciación social con la moda responsable y ética, somos muchas las marcas de nueva creación que apostamos por otra forma de hacer y de ser. ¿Crees que hay esperanza de cambio?

Creo que estamos en un despertar, estamos siendo conscientes de nuestro modo de vida, de qué usamos, de cómo está hecha nuestra ropa y de quién la ha hecho y si está fabricada de manera ética. Con ayuda iniciativas como la de Who made my clothes del movimiento Fashion Revolution, nos estamos abriendo un camino para que nuestra ropa se fabrique de manera ética y segura para el medio ambiente. Yo creo que hay total esperanza, aunque de momento sean pocas las marcas que hacen moda responsable y ética y muchas las macas grandes de consumismo y fast fashion, creo que con el cambio climático, la contaminación, el maltrato animal y los salarios injustos sabemos que hay un problema enorme y cada día hay más clientes que quieres saber qué están comprando. 

Siento que estamos comenzando a hacer el cambio, aunque falta mucha para generar más consciencia, pero gracias a marcas como la tuya, es un pasito más para llegar a ello.

Muchas gracias Marce, ha sido un placer poder conocer más de cerca tu trabajo.

Puedes seguir el trabajo de Marce López en su página web: https://www.marcelopez.com y a través de las redes sociales en Instagram Facebook y Pinterest